Gaceta de la Facultad de Medicina

Diferente a lo que conocemos, hace tiempo la Medicina se dividía en cuatro áreas principales: Cirugía, Pediatría, Ginecobstetricia y Medicina Interna; sin embargo, conforme aumentaba la información, se convertía en una necesidad la creación de más ramas dirigidas a la especialización.

En ese mar de opciones, el doctor Alberto Lifshitz Guinzberg, titular de la Secretaría de Enseñanza Clínica, Internado Médico y Servicio Social (SECIMSS) de la Facultad, optó por realizar lo que más le apasionaba, la Medicina Interna. Y fue precisamente con ese esfuerzo y dedicación que realizó su más reciente libro Lo Interno de la Medicina (Interna), presentado el pasado 12 de junio en el auditorio “Dr. Fernando Ocaranza”.

El título puede leerse de dos maneras. La primera hablando sobre la profundidad de la Medicina, fuera del componente científico-técnico, como el rol que juega la confianza que deposita el paciente en el médico. “Algunos lo dicen: ‘desde que lo vi, me siento mejor’, lo que sucede gracias a que el profesional explica lo que está pasando y cuál es la posibilidad de mejora. Es lo imperceptible y paracientífico de la disciplina”, mencionó.

“La segunda forma se refiere a lo interno de la Medicina Interna, que todos han escuchado pero que muy pocos comprenden. Tiene una manera ordenada de ofrecer alternativas a los pacientes. El día de hoy existen comorbilidades, es decir, la gente padece diversas enfermedades al mismo tiempo por lo que termina acudiendo a ocho diferentes especialistas, pero es en ese punto donde interviene el médico internista ofreciendo la oportunidad de atender de una manera global”, agregó el doctor Lifshitz Guinzberg.

“Se percibe una necesidad social hacia la desespecialización. Vemos con más frecuencia personas que buscan médicos que los vean como un todo y no como una parte. Médicos que integren sus padecimientos y que faciliten sus tratamientos, pero, lo más importante, alguien a quien acudir cuando tengan cualquier pesar. Esa es la magia de la relación médico-paciente que logra un buen internista”, mencionó la doctora Carmen Zavala García, directora Académica de Médica Sur.

Por su parte, el doctor Enrique Romero Romero, responsable de Cuarto Año de la SECIMSS, expresó que “el internista tiene el compromiso de preservar las cualidades de la profesión, armonizarla con las nuevas realidades, con adopción juiciosa y razonada a la nueva tecnología, aplicación oportuna y pertinente de las evidencias y nueva información, reconociendo los propios límites”. Asimismo, comentó que la publicación se divide en dos partes: “Lo interno de la Medicina”, compuesta por 15 capítulos con 108 secciones, y “La Medicina Interna”, integrada por ocho capítulos y 22 secciones.

El texto está dirigido a médicos y al público en general. “No es un libro erudito lleno de citas bibliográficas o investigaciones, más bien explica la sobrevivencia de la Medicina y los quehaceres médicos. También invita al personal de salud a pensar sobre su labor diaria y, en particular, a los internistas para que puedan explicar lo que son”, concluyó el autor.

Por Lili Wences y Mariluz Morales

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram